miércoles, 28 de enero de 2009

VALKIRIA













Título original: Valkyrie. País: Alemania, EE.UU. Dirección: Bryan Singer. Intérpretes: Tom Cruise, Kenneth Branagh, Bill Nighy, Tom Wilkinson, Carice van Houten, Thomas Kretschmann, Terence Stamp. Guión: Christopher McQuarrie, Nathan Alexander. Música: John Ottman. Fotografía: Newton Thomas Sigel. Distribuye en Cine: Fox. Duración: 115 min. Público apropiado: Jóvenes. Género: Bélico, Histórico. Estreno: 30-01-2009

Misión: matar al tirano

El coronel alemán, de origen aristocrático, Claus von Stauffenberg resulta herido en el frente africano en 1943. Allí pierde un ojo y una mano por lo que es condecorado junto con su batallón. Al ser trasladado a Berlín se le asciende a Jefe del Estado Mayor de la Reserva, un cargo que le permitirá despachar directamente con Hitler, al que precisamente no guarda demasiado afecto. Incluso el joven coronel no se ha mordido la lengua a la hora de criticar los excesos del régimen nazi, su violencia y crueldad con civiles, prisioneros rusos y judíos.


Stauffenberg descubre que no está solo en esa oposición al dictador. Otros oficiales como el general Olbricht, el coronel Mertz von Quirnheim, el general Beck o el Mayor von Tresckow, y civiles como el Dr. Carl Friedrich Goerdeler, coinciden con él en lo tocante a la necesidad de tomar una medida drástica que pare los pies definitivamente a esa bestia negra llamada Adolf Hitler.


Todos deciden que Von Stauffenberg asuma la organización de la operación, pues su nuevo cargo le permite acceder a los documentos de la llamada Operación Valkiria: un protocolo ideado por Hitler para evitar un golpe de Estado en caso de muerte repentina del Führer. Pero los conspiradores conseguirán dar la vuelta a ese documento en su favor.

La justificación ética del tiranicidio


La decisión que van a tomar los integrantes de ese complot para eliminar a Hitler supone una seria y grave reflexión moral que en el filme solo se apunta colateralmente. Von Stauffenberg parece seguir en sus decisiones la clásica teoría, sostenida por filósofos antiguos, medievales y renacentistas, que justifica el tiranicidio. Según estos autores, entre los que se encuentra el español Domingo de Soto, en ciertas condiciones extremas y cuando se han agotado los recursos pacíficos, es legítimo derrocar al tirano que ha usurpado el poder o violado los derechos humanos gravemente y de manera continuada. Supondría, por tanto, una aplicación del principio de legítima defensa, que en algunos casos conlleva la misma muerte de injusto agresor.

Cine y nazismo: una veta inagotable


Valkiria, como sucede con las recientes películas sobre el nazismo (El niño con el pijama de rayas, El último tren a Auschwitz, El hundimiento o Sophie Scholl) vuelve a sorprendernos cuando parecía que ya no se podían contar más historias sobre la Segunda Guerra Mundial. Para ello recurre, como sus antecesoras, a un punto de vista original: en este caso la resistencia a Hitler de algunos oficiales y civiles alemanes influyentes (llegaron a ser cientos, aunque la película sólo se centre en unos pocos).


Por otra parte, el director del filme, Bryan Singer (Sospechosos habituales, X-Men) consigue mantener el suspense y la emoción hasta el final, aunque uno conozca el desenlace de los hechos históricos que se narran en Valkiria. Para ello cuenta con un reparto lleno de secundarios de lujo (tanto americanos e ingleses como alemanes) y un Tom Cruise que intenta recuperar su prestigio con la sobria, pero certera, interpretación de un héroe nacional germano, y además católico, lo que no ha dejado de provocar cierta polémica e indignación en Alemania por la militancia de Cruise en la controvertida secta de la Cienciología.

1 comentario:

Germán dijo...

Muchas gracias Dr. Muñoz por la breve sencilla y concisa crítica de la película. Germán