miércoles, 19 de junio de 2013

Mi encuentro con Marilou (Bienvenue parmi nous)


Año: 2013. Duración: 90 min. País: Francia. Dirección: Jean Becker. Intérpretes: Patrick Chesnais, Jeanne Lambert, Miou-Miou, Jacques Weber. Guión: Jean Becker, François d'Épenoux, Marie-Sabine Roger. Fotografía: Arthur Cloquet. Distribuye en cine: Golem. Contenidos: D. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años. Estreno: 21-06-2013.


El arte de vivir

Taillandier es un pintor de sesenta años con enorme fama y dinero. Vive en una bella casa de campo, con su mujer Alice, donde recibe la frecuente visita de sus hijos y nietos. Pero últimamente está deprimido: se siente mal, no duerme, no come, está harto de sí mismo, de todo y de todos. Su depresión llega hasta el extremo de irse de casa y comprar una escopeta con la idea de suicidarse. Durante su huida una muchacha le pide que la lleve en su coche, pues su madre la ha echado de casa. Aunque su primera reacción es de rechazo, el viejo pintor acepta cuidar de la chica: alquilará una casa cerca del mar donde vivirán juntos como padre e hija.


Jean Becker nos tiene acostumbrados a deliciosas películas (La fortuna de vivir, Mis tardes con Margueritte o Conversaciones con mi jardinero) centradas en personajes y hechos cotidianos pero que rezuman una gran humanidad. En Mi encuentro con Marilou, un hecho casual hará que el pintor recupere de nuevo sus ganas de vivir y su creatividad artística (un detalle, por cierto, que me ha hecho recordar, por contraste, la película de Trueba El artista y la modelo, pues la apuesta del francés se aleja del nihilismo y del hedonismo que exponía el director español).

A su vez Marilou descubre en Taillandier al padre que no ha tenido y que se preocupa por ella. En este sentido, son muy sugerentes las ideas que se apuntan en el filme sobre: la educación en el orden material y las buenas maneras, el valor del pudor, los riesgos de las salidas nocturnas -sobre todo cuando se viste de modo provocativo-, las causas de la violencia contra la mujer, etc. En definitiva, los dos descubren que la felicidad reside en darse a los otros, y de ese modo se puede escapar de la depresión o el sinsentido.



No hay comentarios: