miércoles, 29 de julio de 2009

ENEMIGOS PÚBLICOS

País: EE.UU. Dirección: Michael Mann. Intérpretes: Johnny Depp, Christian Bale, Marion Cotillard, Billy Crudup, Channing Tatum, Leelee Sobieski, Stephen Dorff, Rory Cochrane. Argumento: Bryan Burrough (Libro "Public Enemies: America's Greatest Crime Wave and the Birth of the FBI, 1933-34"). Guión: Ronan Bennett, Michael Mann, Ann Biderman. Música: Elliot Goldenthal. Fotografía: Dante Spinotti. Distribuye en Cine: Universal. Duración: 140 min. Público apropiado: No recomendada para menores de 13 años. Género: Drama, Thriller. Contenidos: VS. Estreno: 14-08-2009.

Los violentos años treinta

USA 1933, estamos en el cuarto año de la Depresión económica y John Dillinger, un experto ladrón, se dedica a saquear los bancos, supuestos culpables del malestar pecuniario del pueblo. Johnny nunca roba a los clientes y trata con deferencia a las empleadas del banco y a los ancianos. Junto con su banda, escapan en veloces Ford-V8 de un estado a otro, a la vez que lo hacen de una policía impotente que cuenta con pocos medios y unos agentes inexpertos ante este nuevo tipo de delincuencia. Solo podrá hacerles frente un incipiente FBI al mando de J. Edgar Hoover que designa a un joven pero experto agente, Melvin Purvis, para que atrape al mítico bandido.

El veterano director Michael Mann recrea con maestría los violentos años treinta con un filme que nos recuerda a Bonnie and Clyde y a Los intocables de Eliot Ness (no podía faltar en Enemigos públicos la aparición de Frank Nitti, junto con la de otros famosos delincuentes de la época), rodado con agilidad, con cámara en mano, y con secuencias de acción espectaculares y muy realistas. También resultan interesantes las referencias que se hacen en Enemigos públicos a películas de gánsteres de la época, perfectamente ensambladas con la trama, sobre todo en la secuencia final.

El guión no descuida un retrato humano de los personajes, tal vez algo idealizado, y que en ocasiones puede caer en el tópico del bandido bueno reprimido por un abusivo poder policial. Pero el resultado final es un conjunto bien equilibrado de violencia, romanticismo, lealtad y traición.


1 comentario:

Angel dijo...

me apetece verla. Cuando lo haga: comentario al canto. gracias por enlazarme. Un saludo.