viernes, 1 de agosto de 2008

EL CABALLERO OSCURO




















País: EE.UU. Dirección: Christopher Nolan. Intérpretes: Christian Bale, Michael Caine, Heath Ledger, Maggie Gyllenhaal, Gary Oldman, Morgan Freeman, Aaron Eckhart. Guión: Jonathan Nolan, Christopher Nolan. Música: James Newton Howard, Hans Zimmer. Fotografía: Wally Pfister. Distribuye en Cine: Warner. Duración: 152 min. Público apropiado: Jóvenes. Género: Thriller, Acción, Cómic. Estreno: 13-08-2008.


Acción con fondo

La ciudad de Gotham sigue dominada por la corrupción (incluso en la fiscalía y el cuerpo policial) y la Mafia que maneja casi todo el dinero de la zona (a excepción de la fortuna de Bruce Wayne, alias Batman). Con la llegada de un nuevo fiscal, Dent, del jefe de policía Gordon, y del eficaz ayuda del hombre de negro, parece que todo la ciudad volverá a ver la luz. Sin embargo, la aparición de un siniestro personaje que tiene su cara pintada como si fuera un payaso, Joker, dará al traste con esas esperanzas.

El caballero oscuro es una secuela magistral, algo que no suele ser muy corriente, con un guión casi perfecto, un ritmo trepidante y que no decae en ningún momento, unos efectos especiales que muestran una Gotham real (y no de cartón piedra digital), y una interpretación excelente de todo el sensacional reparto, pero sobre todo la del malogrado Ledger, que interpreta al Joker.

El caballero oscuro no decepciona ni a los incondicionales del género, ni a los que pedimos al cine algo más que puñetazos y persecuciones. Los personajes no son nada tópicos y lo conflictos son muy interesantes. ¿Qué ocurrirá con Bruce y su antigua novia? ¿Debe un superhéroe tener mujer o no? ¿Qué precio debe pagar alguien para poder salvar a otros?

Junto a todo esto, El caballero oscuro hace una esperanzadora defensa de la bondad humana y su capacidad de redención.


La tarea del héroe frente al mal

Toda la espectacularidad visual de El caballero oscuro esconde una reflexión sobre la violencia y sus consecuencias, a la vez que propone un discurso pacifista. En él se nos plantea la creatividad y la entrega del héroe que carga o asume el mal de los demás para eliminarlo, como fuerza que supera el odio.
Algunos filmes muestran violencia explícita y otros no, lo definitivo reside en la actitud que provocan en el público (creativa o no) y el mensaje conceptual que aportan. Por un lado, la excesiva inmediatez en el tratamiento del mal nos abruma y paraliza. Se trata de películas que dejan sin respuesta al espectador y le sumen en la desesperación. Pueden provocar en el público, sobre todo si es emotivamente frágil, efectos negativos; además, tales filmes muestran un pesimismo radical sobre la condición humana.

Por el contrario, las que provocan una actitud de encuentro, que conjuga inmediatez y distancia ante el misterio del mal, como es el caso de El caballero oscuro, producen una catarsis en el espectador que le permite ver con luces nuevas el enigma del dolor y darle un sentido. Estas películas pueden ser duras, pero también esperanzadoras y optimistas.




1 comentario:

Rafael dijo...

Me parece EXCELENTE la crítica realizada sobre la película CAMINO.

Mil gracias.

Rafael de los Rios